Cómo instalar suelos laminados

La instalación de suelos laminados es un proceso bastante sencillo, que no requiere de ningún tipo de obras adicionales; previo a la instalación hay que considerar el área en M2 y el tipo de suelo donde se va a instalar, así como las columnas y esquinas que hay que considerar para hacer los cortes del laminado.

El primer paso para instalar suelos laminados es preparar la superficie donde serán colocados, este tipo de suelos se puede colocar en distintas superficies como cemento, cerámica o PVC; hay que quitar los rodapiés y desconchar el suelo, luego hay que eliminar toda la suciedad y el polvo que se haya acumulado en el suelo; en caso de ser necesario procedemos a aplicar masilla niveladora.

Una vez esté nivelado el suelo se procede a instalar una base aislante, la cual se puede conseguir de diferentes tipos para cubrir cualquier necesidad; en caso de que el suelo tenga humedad, se recomienda colocar un aislante para evitar que la humedad pueda llegar al laminado, el cual sirve además como base niveladora.

El siguiente paso es planificar la orientación que van a tener las lamas de suelo laminado, se recomienda ubicar la pared más larga y recta y utilizarla como guía, también es necesario fijarse donde están ubicadas las puertas y si existen paredes curvas, la correcta planificación evita tener que hacer demasiados cortes o cortes innecesarios, lo que ayuda a optimizar el material.

Hay que considerar que el suelo laminado se expande o contrae de acuerdo a las condiciones climáticas y los niveles de humedad, por ello al realizar su instalación hay que considerar el espacio que se debe dejar entre las lamas y la pared, que por lo general es de 1 cm, para lograr esta separación de forma uniforme, se recomienda utilizar tiras del material cortado o clips de plástico diseñados para este fin.

Colocando la primera fila de lamas

Se procede a colocar la primera fila de lamas, se debe estar pendiente de que parte del sistema de enganche o clic va hacia la pared; es muy posible que pueda unir las lamas a mano, sin embargo se recomienda contar con la herramienta específica y un martillo para unir las piezas con suaves golpes, que permiten que las juntas cierren correctamente.

Seguidamente se procede a colocar la siguiente fila, cuidando que encaje de manera adecuada con la anterior, y continúa hasta llegar a la última, la cual suele ser la más compleja de colocar, debido al poco espacio que queda con la pared, hay que considerar que para encajar las lamas de esta fila con la anterior se necesita colocarlas en un ángulo más pronunciado.

Se recomienda utilizar la herramienta con forma de S mencionada en párrafos anteriores, ya que permitirá cerrar adecuadamente el sistema de enganche; es importante recordar la junta de dilatación. Hay que realizar los remates en las puertas y colocar el tapajuntas; hay que hacer los cortes precisos en el tapajuntas para que las lamas queden ubicadas bajo él; finalmente se coloca el rodapiés.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.